HIPOTESIS de base

« Creamos nuestra realidad con nuestros pensamientos » y « Mente y materia no están separados »

Metáfora para entender mejor lo que es la NEUROPLASTICIDAD

Podéis imaginar vuestro cerebro como la cubertura de un libro, la parte delantera correspondería a vuestro hemisferio derecho, y la parte de atrás a vuestro hemisferio izquierdo.

En nuestro cerebro el hemisferio izquierdo muy esquemáticamente recibe lo conocido. Por ejemplo, un músico experimentado escuchará la música desde este hemisferio analizando un cierto número de parámetros desde sus conocimientos (la tonalidad, la melodía, los harmónicos, ..etc). Una persona que no sabe de música, al contrario, escuchará desde su hemisferio derecho, dejando entrar toda esta información sin usar criterios, o conocimientos ya almacenados dentro de ella. Será como si fuese una primera vez. También más emociones vive la persona al escuchar la música, más activo se pondrá el hemisferio derecho.

Ahora imaginarnos que una NUEVA IDEA se ha metido en vuestro H, derecho, la cobertura delantera del libro empieza a ondularse tal como una ola dentro del agua.

Las neuronas se activan creando nuevos cableados.

Para que esta nueva idea se vuelva familiar, tiene que hacerse un camino hacia el H. izquierdo.

Para que esto tenga lugar, se tendrá que repetir la experiencia en el tiempo o vivir emociones de entusiasmo, de alegría que activará enseguida esta relación con el otro hemisferio.

Con la intensidad de la emoción y/o la repetición, permitimos que la ondulación se extienda casi inmediatamente a la cobertura de detrás… Es decir que vinculamos nuestros dos hemisferios cerebrales. 

Pequeños ejercicios para crear más NEUROPLASTICIDAD

Para activar esta capacidad natural de nuestro cerebro, podemos entrenarlo con pequeñitos ejercicios regulares. Le entrenamos así a aceptar los cambios más fácilmente creando PLASTICIDAD NEURONAL. 

Es como si creábamos ondulaciones regulares entre la parte delantera y trasera del libro. Esto ocurre naturalmente al cambiar nuestra rutina diaria. Podemos cambiar cosas sencillas que nos crean alguna emoción agradable.

Por ejemplo: en lugar de volver a casa después del trabajo cada día, introducimos algún cambio de vez en cuando…

  • nos paramos en un parque para caminar 10 minutos y oler el perfume de las flores.
  • nos sentamos en un banco y llamamos a un amigo antes de coger el coche de vuelta a casa
  • salimos de la ciudad aunque suponga un tiempo adicional para conducir en otro entorno
  • en casa, cocinamos japonés, o aprendemos otro tipo de cocina
  • en casa, nos sentamos afuera aunque haga frío, con una ropa caliente para mirar las estrellas…
  • nos compramos un par de calcetines muy divertidas

Cual sea lo que hagáis tiene que crear una respuesta emocional agradable. 

Estos cambios regulares de vuestra rutina tienen el poder de crear menos rigidez en la cobertura del libro. Las consecuencias directas serán que vuestro hemisferio izquierdo tendrá más facilidad a des-estructurarse para aceptar los cambios ineluctables de la vida. También la comunicación entre vuestros dos hemisferios se volverá más eficiente y cual sea el reto que tengáis que superar, lo haréis con más facilidad.

¡Y, podréis SANAROS con más rapidez, sobrevivir o evolucionar mejor, y CREAR vuestros sueños!

Metáfora para entender la NEUROPLASTICIDAD de nuestro cerebro, y nuestra capacidad de sanación
Étiqueté avec :                            

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Top