La energía circula todo alrededor nuestro, sin límite de espacio tiempo. Esto quiere decir que la circulación de la energía no responde a las leyes de la dimensión física. El mundo de las particulas, de los electrones y de los átomos … eso habla de física cuántica que describe otras leyes que rigen el in finamente pequeño.

La energía está en este vacío que nos rodea. También están allí nuestras emociones, nuestros pensamientos, nuestras intenciones, nuestra historia, nuestros miedos…etc. nuestro inconsciente.

Así que en este mundo invisible al ojo, se encuentra una multitud de informaciones que deciden a menudo por nosotros a través de la intuición, de los instintos, de la voz de nuestro corazón, o de la de nuestros ancestros.

El mundo material diferente de este mundo «energético» o cuántico

Si en el mundo material decido ir a un lugar, necesitaré tiempo para coger el coche y conducir hacia mi destinación.

En el mundo energético o cuántico, es instantáneo. Si pienso en alguién o en algún lugar, casi inmediatamente estaré conectado a esta persona, o a este sitio. Esta conexión podrá ser percibida como una sensación corporal, una vibración adentro de mi, y explicaría el fenómeno de la telepatía por ejemplo o del intercambio energético entre personas que no están en el mismo lugar.

Todo este fenómeno es algo natural regido por leyes universales que ya tienen nombre a nivel científico. El mundo visible es nada más una parte de nuestra experiencia. Podemos tener experiencias intensas y profundas en las otras capas, otras dimensiones de nuestro ser.

La coherencia entre corazón y mente

Nuestro corazón puede decir algo que nuestra mente rechaza por sus creencias, y su consideración del bien y del mal. Hemos sido criados desde una visión del mundo DUAL. Está lo que «está bien» y lo que «está mal.»

Esta dualidad puede ser más o menos fuerte adentro de nosotros y será todo un trabajo darle un poco de flexibilidad a ciertas creencias heredadas de la familia. Heredamos de valores, modos de pensamientos, patrones de conductas pero no todo nos va servir para nuestra vida. A veces nos vendrá bien darle un poco de margen a esta creencia que dice NO sin darle una oportunidad a esta nueva experiencia que nuestro corazón desea vivir.

La mente puede perderse allí. Es importante rescatarla, intentar entenderla sin olvidar los «susurros» de nuestro corazón. Todo puede ser aceptado creo. Pero lo importante es primero reconocer lo que nos pasa, entender lo que está diciendo nuestro corazón para entrar en empatía con nosotros mismos.

Ir más allá de la limitación temporal de nuestras formas de pensar.

Experimentar antes de entender el porque a veces… siguiendo nuestra intuición, nuestros instintos o nuestro corazón.

Podemos iniciar cambios desde esta no comprehensión del porque de nuestra decisión, escuchando una sensación sin entender del todo aprendiendo a fluir con el instante presente

o

podemos iniciar el cambio, siguiendo nuestra mente más racional.

Lo ideal es cuando los dos trabajan juntos, encontrando una manera de entenderse sin hacerse daño.

Un mundo de energías

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top