Vivencias muy intensas hasta 7-8 años

La vida de un niño hasta los 7-8 años es pura emoción. La parte mental está apenas desarrollada y un niño vive las experiencias a través de sus sentidos, dentro de su cuerpo, a través de la vivencia emocional. Las vivencias son intensas y a veces difíciles de acompañar por los adultos que no siempre tienen la disponibilidad y la energía para acoger esta emoción.

 

Aceptar la emoción, un primer paso hacia el bienestar

El primer paso hacia el bienestar emocional sería aceptar que no siempre hay una solución a lo que vivimos y que el simple hecho de sentir la emoción es la solución. Aceptar de sentir la tristeza, la rabia, sin intentar cambiarla, simplemente dejar que se exprese es uno de los procesos naturales de la vida que los niños saben muy bien hacer. La naturaleza profunda del ser humano es en parte de sentir y expresar. La búsqueda de solución para evitar de sentir el dolor es lo que crea más dolor.

 

Acompañar la vivencia emocional con flores de Bach

coffret flores de Bach

Las flores de Bach pueden ser de gran ayuda para los niños cuando hay una descompensación emocional que dura un poco en el tiempo, cuando parecen vivir de forma repetitiva unas mismas emociones y no salen de esta gama de emociones. Se reducen entonces las posibilidades de experiencias, y la persona está limitada en su modo de expresión.

Puede pasar a un niño y es cuando el adulto a menudo nota una forma de sufrimiento, como si no siente su hij@ feliz, libre como antes.

Puede también que haya una manifestación física en la piel, en el sistema digestivo o respiratorio o puede que no haya nada físico pero un simple cambio de comportamiento que llama la atención del adulto.

Cada niño es diferente. Lo importante es cuando el adulto observa un cambio o una forma de malestar.

Puede que el niño se queje más, no duerme como antes, que no hable mucho, o llora más que de costumbre. Si esta manifestación emocional dura, puede ser sanador escoger flores de Bach que favorecen la expresión integral de lo que está viviendo y acompañar toda la familia dando a cada miembro una mezcla de flores de Bach que favorecerá la expresión y la reconexión con sus emociones.

Los niños expresan sus PROPIAS emociones, y también a veces las emociones non expresadas de su entorno cercana (familia).

Puede a veces ser útil una TERAPIA SISTEMICA FAMILIAR para restablecer un equilibrio global y duradero. Ese tipo de acercamiento se propone cuando no notamos una mejora durable con la ayuda de las flores y que parece que haya algo que bloquea la vuelta al equilibrio.

El TERAPEUTA propone entonces otro tipo de trabajo SENCILLO y CORTO en el tiempo que permite trabajar emociones bloqueadas de la familia.

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Top