1. Escuchar el lenguaje del cuerpoentender el origen del desequilibrioenseñar las diferentes vías de curación que el mismo ha experimentado.

2. Utilizar los remedios de la naturaleza sin jamás olvidar que una curación total no puede ocurrir sin la participación entera de la persona, su responsabilización y una toma de consciencia con respecto a lo que le ha pasado.

3. Acompañar a la persona respetando su ritmo y su voluntad.

4. Ayudar a la persona a volverse autónoma, a recobrar su confianza en si misma, su fuerza y su fe interior.

5. Devolver al cuerpo su capacidad de sanación incorporando diferentes técnicas desde un acercamiento MULTIDISCIPLINAR.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top